lunes, 7 de febrero de 2011

MINISTRANDO PARA DIOS O CON DIOS - MINISTRANDO ALABANZA PROFÉTICA

La adoración genuina y de corazón hace que Dios se pasee en medio de su pueblo. Nuestra ofrenda de adoración a Dios hace que su mano se extienda a favor nuestro, ya que Él se mueve en medio de nuestras alabanzas (Salmo 22:3), trayendo sanidad, liberación, restauración, edificación, etc. Este es el resultado de ministrar para Dios.

Como líderes de alabanza se hace necesario que aprendamos a ministrar “para Dios”, pero es igualmente importante aprender a ministrar  “con Dios”.

En su definición básica, la adoración profética es cantar, hablar o actuar bajo la inspiración del Espíritu Santo (ministrar con Dios), y a su vez ofrecer nuestra entrega total en adoración a Dios (ministrar para Dios). Lo primero es el resultado de practicar lo segundo.

La adoración profética es el fruto de dos elementos que debemos implementar en nuestro devocional diario: intimidad y espontaneidad.

Los siguientes lineamientos son una guía que nos ayudarán a lograr lo antes expuesto.

ü      Dios tiene un propósito con su pueblo en cada reunión. (Salmo 138:8). Así como el predicador antes de predicar debe conocer lo que hay en el corazón de Dios de antemano, para preparar su sermón, así también el líder de alabanza de conocer el propósito de Dios para cada ministración de alabanza antes de ministrar.

ü      Es responsabilidad del líder de alabanza identificar ese propósito. Su oración aun antes del ensayo debería ser: Señor, ¿Que quieres hacer en la reunión de alabanza? y ¿Cómo vas a ministrar?

ü      Tenemos que tener nuestros oídos abiertos para escuchar a Dios días antes del ensayo, con el fin de conocer el propósito de Dios. Nuestros oídos tienen que estar también muy sensibles durante la ministración, para identificar el fluir de Dios. Esto es: escuchar a Dios para ministrar al pueblo de Dios.

ü      Una vez identificado el propósito de Dios se deben seleccionar coros acordes a ese propósito. Igualmente, se deben tener a la mano pasajes de la Palabra con los cuales se puede enfatizar el tema que Dios quiere ministrar a su pueblo.

ü      El líder de alabanza debe identificar y caminar en el momento profético, en el “kairos” de Dios en la ministación de alabanza. “Kairos = Oportunidad favorable. El momento apropiado, algo que solo dura por un poco de tiempo. Una oportunidad dada por Dios que se ofrece en un momento especifico en el tiempo”. Debe actuar en momento preciso en que Dios quiere hacer algo. Muchas bendiciones pueden pasar de largo si no tenemos suficiente sensibilidad espiritual para escuchar a Dios.

ü      Los músicos y cantantes deben identificar el fluir profético en la adoración para apoyar la ministración del líder de alabanza y de esta manera caminar todos en la misma dirección.

La adoración profética es la adoración que es guiada por el Espíritu Santo, lo cual debe ser algo muy simple para nosotros. Creemos que si algo no es complicado, no es lo suficientemente bueno. Pero cuando estemos dispuestos a pasar tiempos de intimidad con El, nos daremos cuenta de lo simple que es adorar a Dios de esta manera, pero también del poder que ese tipo de adoración puede desencadenar sobre nuestra vida y sobre el pueblo de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada